sábado, 23 de febrero de 2013

Rammstein - Ich will,alemán/español



Ich will es el tercer sencillo del álbum Mutter .

El videoclip de Ich will muestra a los miembros de la banda interpretando a un grupo de delincuentes que atraca un banco con el fin de llamar la atención. Se alternan escenas del atraco y de instantes posteriores a este. En las primeras, se puede ver a los músicos con medias veladas en la cabeza y con defectos físicos varios, tomando rehenes y haciendo detonar una bomba atada al cuerpo de Flake Lorenz, para después salir del edificio en loor de multitudes. En las escenas posteriores, los atracadores reciben un premio en medio de la aclamación de público y medios, en una sala presidida por un gran retrato virado al sepia de Lorenz y lo que parece ser el ataúd de éste. Durante la explosión que tiene lugar al final, se pueden apreciar extractos de distintos vídeos hechos por la banda.
El vídeo, dirigido por Jörn Heitmann y grabado en el Palacio de la República (Berlín), pretende ser una crítica a la tendencia de los medios de comunicación a encumbrar como héroes a los responsables de actos detestables, con tal de vender una buena historia.





Algunos medios de comunicación han implicado en diversas ocasiones a Rammstein con episodios violentos. El videoclip de «Ich will» fue estrenado el día antes de los ataques terroristas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001. Casualmente, en dicho vídeo los integrantes de Rammstein aparecían caracterizados como terroristas. En Estados Unidos se restringió su emisión a la franja nocturna y desde algunos sectores se pidió su prohibición.

 La banda saltó nuevamente a los titulares tras la masacre del instituto Columbine (Colorado, EE.UU.) Se habló de que los asesinos, Eric Harris y Dylan Klebold, eran seguidores de Rammstein. El grupo condenó públicamente cualquier tipo de violencia,rechazando cualquier conexión de su música con el suceso. Tras la masacre de la escuela de Beslán (Rusia) en septiembre de 2004, se mencionó en el diario británico The Independent que los secuestradores y asesinos escucharon música de Rammstein como método de motivación durante el asedio policial.